A lo largo de estos cien años de historia han pasado, por la Real Sociedad, cientos de jugadores, algunos han marcado época, otros han sido recordados con cariño por su fidelidad al Club y todos y cada uno de ellos han defendido con orgullo la zamarra txuri urdin. También han pasado extranjeros, muy queridos, que se han sentido como en casa y que posteriormente incluso se han asentado en Donosti. Pero si de algo esta orgullosa la afición de la Real Sociedad es de los jugadores formados en la tierra; en algunos casos, ese orgullo es todavía aún mayor cuando por circunstancias de la vida el destino lleva por otros senderos alejados del terreno de juego a los que en su día defendieron al Club donostiarra y triunfan en otros campos enarbolando el orgullo de ser de la Real.

Uno de esos casos es el de Elias Querejeta. El excelente director de cine que en su día jugase en la punta de ataque txuri urdin, alla por los años cincuenta, no se cansa de repetir hasta la saciedad la tarde en la que marcó un gol al Real Madrid. Como muestra sacamos un extracto de la entrevista publicada en el número 9 de KANE 3 (junio 2006).

[…Según cuentan las crónicas le marcaste un gol histórico al Madrid de Di Stefano, ¿no es cierto?

—Sí, sí. Me regateé a medio Madrid y lo metí desde una esquina. Me regateé al portero también y el balón fue lento, lento, porque estaba el campo embarrado. Pegó en el poste y traspasó la línea pero no llegó ni a la red…

—¿En qué temporada fue eso?

—Fue en la temporada 1955-56… Yo tenía 20 años. Es que, siendo juvenil ya jugué en Primera División. Un amigo mío, que ha muerto ya, Alberto Marchinbarrena, que era economista, al acabar aquel partido me dijo: «Elías, no hagas nada más en tu vida» [Risas] «No hagas nunca nada mejor que esto». Recuerdo que a mi hermano pequeño, que estaba viendo el partido en el campo, le sacaron a hombros los amigos…

—Empezaste muy joven a jugar al fútbol…

—No pude debutar con 17 años porque estaba prohibido entonces. Para jugar en Primera había que tener 18 años, y yo debuté con 18…

La Real Sociedad temporada 1955-56. Querejeta segundo por la izquierda en la primera fila.

—¿Estudiabas ya en la Facultad de Químicas…?

—Sí. Estudiaba y jugaba a la vez. De Químicas me echaron por decirle al catedrático que mentía. Dijo que estaba copiando y yo le dije que no, que no estaba copiando, así que él dijo: «Sí está copiando, está mintiendo…» Y yo le respondí: «El único que miente en este aula es usted». Y me dijo: «Queda usted expedientado, no se podrá examinar más en esta facultad ni en ninguna de España». Así que fui expulsado, entonces ya jugaba al fútbol.

—Jugaste cuatro o cinco temporadas en Primera…

—Jugué seis. A los 24 lo dejé…

—Y llegaste a jugar contra el Madrid de los Di Stefano, Puskas, Gento y compañía…

—Di Stefano el día aquel del gol me felicitó. Me dijo: «¡Vaya gol, pibe!». Me acuerdo perfectamente. Y Zárraga, que era quien me marcaba, cuando le hice un regate, así, raro, me dijo: «Querejeta te voy a mandar a la enfermería». [Risas] Jugando contra el Barça de Kubala en Atocha, con Helenio Herrera de entrenador, íbamos ganando 2 a 0 en el descanso, con un gol mío a Ramallets, pero nos acabaron empatando… Un día en la mili, que yo hice de soldado raso y no en las milicias universitarias, como me había tocado en Loyola, muy cerca de casa, solo iba al cuartel cuando quería… Pues bien, un día me dice mi madre: «Te llaman del cuartel. El coronel quiere verte». ¡Ay, Dios mío! Cuando llegué al cuartel y me llevaron delante del coronel, solo quería felicitarme por el gol que le había metido al Barcelona… [Risas].

—¿Cómo recuerdas el mundo del fútbol? ¿Lo echas de menos?

—Hombre, la Real era un equipo muy especial entonces. Bueno, todo era muy distinto. En la Real estaban los estudiantes y los caseros, y yo hacía de intermediario entre los dos grupos. Como yo era de Hernani podía pasar como casero, y como era estudiante, podía pasar como estudiante. Pero la Real era distinta. En otros equipos parece que los jugadores hacían ese trabajo porque no tenían otra cosa que hacer. En ese aspecto La Real tenía otro aire y funcionaba de otra manera. Tengo muy buen recuerdo de la Real. Muy, muy bueno. Hace poco, cuando la Real estaba en una crisis económica, vino un pequeño equipo para hacernos unas entrevistas a algunos que aún somos seguidores furibundos del equipo: a mi, a Alfredo Landa, que es un chalado de la Real… Alfredo también jugó al fútbol, pero era muy malo… En un partido interescolar jugamos los dos. Éramos amigos. Él jugaba de medio y me marcaba. Ganaban 2 a 0 en el descanso, pero empatamos —y yo marqué un gol— y casi al final pitaron un penalti que tenía que tirar yo. Alfredo cogió el balón y se puso de rodillas en el campo y me decía: «Elías, por tu madre, que es tan guapa y tan simpática, no lo metas, por favor». Él lo ha contado varias veces… Una en televisión…]

Por admiweb

2 comentarios en «Un delantero de cine: Elias Querejeta»
  1. Nice post. I was checking continuously this weblog and I am impressed! Very helpful info specifically the final phase 🙂 I deal with such info a lot. I used to be looking for this particular info for a very long time. Thanks and good luck.

Deja una respuesta