donostia La Real vuelve a tocar a la puerta de la gloria. El club txuri-urdin desempolva su sala de trofeos por si su Supercopa de 1982, la primera de la historia en el fútbol español, encuentra compañía. Los blanquiazules se presentan a la primera cita definitiva de su estresante temporada en su peor momento, cuando ha caído a la quinta plaza después de haber logrado solo una victoria en sus últimos doce encuentros entre Liga y Europa League. La crisis de resultados ya es indudable, pero no sería la primera vez que los blanquiazules sacan a relucir su mejor versión cuando menos se espera para resurgir de sus cenizas.

Imanol pasó en una semana, el tiempo que transcurrió entre el empate ante Osasuna en Anoeta a la previa de Sevilla, de dudar por si los problemas físicos de sus jugadores le iban a provocar el elegir a la carta las competiciones a guardarse algún as bajo la manga para la semifinal de esta noche en Córdoba ante el Barcelona.

Sobre el papel, los azulgrana, que son los que más títulos han logrado en esta competición con trece, parten como claro favoritos porque, entre otras cosas, se presentan a la cita en tierras andaluzas en su mejor momento de la temporada. Como era de esperar, en cuanto Messi se ha enchufado, no ha tardado en empezar a sumar de tres en tres. Precisamente fue su victoria en la Liga ante la Real en el Campo Nou la que les espoleó definitivamente para acercarse poco a poco a la zona noble que siempre le corresponde por presupuesto y potencial.

Imanol cuenta con opciones en todas las líneas. En defensa, son seguras las entradas de Monreal y de Le Normand, que actuarán junto a Zubeldia y Gorosabel. En el centro del campo, lo normal es que regrese Guevara, con Merino y Guridi por delante. Y en la delantera, si Januzaj todavía no está al 100%, se mantendrá el tridente Portu, Isak y Oyarzabal. No se puede descartar que vuelva a darle otra oportunidad a Willian José, por su capacidad para jugar de espaldas, aunque vista su implicación el pasado sábado en Sevilla no parecería muy lógica su titularidad.

El barça

Enfrente, Messi y diez más. Todo parece indicar que Koeman alineará un once de gala en el que su punto flaco se encuentra en una zaga con problemas. Araujo y Lenglet serán los centrales, con Dest y Jordi Alba en las bandas. En la sala de máquinas estará Busquets, con De Jong y Pedri, la nueva sensación blaugrana. Y arriba, la dupla gala, Dembélé y Griezmann acompañarán al astro argentino. El exrealista parece bastante recuperado y volverá a ser una seria amenaza.

Por admin

Deja una respuesta