donostia La Real y el Wolverhampton continuaron negociando ayer el traspaso de Willian José. Aunque todavía no han alcanzado un acuerdo, lo cierto es que, salvo sorpresa mayúscula, la operación se cerrará en las próximas horas tal y como confirman fuentes de ambas entidades. El contrato será una cesión y la cláusula de la discordia es si incluirá una opción de compra y si esta será obligatoria.

Como es lógico, la intención de los dirigentes de Anoeta es asegurarse un importante ingreso con la opción de obligado cumplimiento que trató de elevar hasta los 25 millones de euros. Los Wolves la consideraron desproporcionada, por lo que la rechazaron y, en el caso de que acepten una cláusula de forzoso pago en junio, parece muy complicado que asuma una cantidad que supere los 20 millones de euros. De todas formas, la voluntad de los ingleses es que sea una opción de compra sin más y que pueda decidir de forma unilateral no afrontarla al término del préstamo en verano.

Sería muy sorprendente que la Real accediera con estas condiciones como aseguraban ayer en tierras británicas, ya que el Atlético le ofrecía unas cifras bastante parecidas y no fructificaron las conversaciones. En parte, entre otras cosas, porque Willian no estaba demasiado interesado en aceptar el papel de suplente de Luis Suárez. Nunca ha sabido llevar demasiado bien el banquillo…

Después de muchos rumores, el destino elegido, tal y como desveló Radio San Sebastián, ha sido el Wolverhampton. Su propio entrenador, Nuno Espírito Santo, reconoció ayer que el realista es el elegido para reforzar su ataque: «Las negociaciones están en curso, pero todavía no hay nada firmado, así que por el momento prefiero no hablar demasiado de la situación. Cuando Willian José sea jugador de los Wolves hablaré más en profundidad al respecto, pero aún no hay nada firmado».

Lo que sucederá en cuanto se selle el traspaso es que la Real se centrará en cerrar el fichaje de Carlos Fernández. El acuerdo con el sevillano es un hecho desde hace varias semanas, pero se encontraba a la espera de que la entidad txuri-urdin pudiese colocar a Willian, condición sine qua non, para que pudiera recalar en Donostia en este mes de enero. Finalmente Roberto Olabe se sale con la suya, ya que Carlos es un futbolista muy de su agrado y del que habló sin tapujos en cuanto se cerró el mercado estival, algo muy poco habitual cuando no se ha logrado su incorporación.

El precio del delantero rondará los 9 millones (su precio inicial era de 10) y es posible que el Sevilla se quede con un porcentaje del jugador para obtener beneficios en un futuro ante una hipotética venta a un tercero. El jugador está encantado con fichar por la Real. El problema es que se va a encontrar con que llega después de una importante inactividad, al no jugar desde el 15 de diciembre, y solo acumula un total de 194 minutos.

Por admin

Deja una respuesta