«Tenía doce años, y los equipos no me querían porque era muy pequeño», recuerda Antoine Griezmann con una permanente sonrisa en el rostro. «Tampoco el Montpellier», agrega. La réplica es inminente. «¿El Montpellier? Pero si eso está muy lejos de tu casa». La nueva joya de Zubieta se explica. «Sí, a cinco horas en coche de Macon, mi pueblo. Ya te digo que los equipos no me querían por mi estatura…. El Montpellier me hizo una prueba, pero no la superé. Fue en París, donde jugué con ellos un torneo». Griezmann no cumplió con el objetivo inicial que se fijó en aquel campeonato, quedarse en el Montpellier, pero las actuaciones que allí completó cambiaron su vida.

Y es que en la banda, siguiendo las evoluciones de aquel chaval de edad infantil, se encontraba el ojeador de la Real Sociedad en Francia, Éric Olhats. Antoine aún recuerda lo que sucedió a la conclusión del último partido del torneo. «Éric se me acercó y me metió un pequeño papel en el bolsillo. Dijo que hasta que no llegara a casa no lo podía leer». Completado el trayecto hasta su domicilio de Macon, Griezmann se abalanzó ansioso sobre la nota. «¿Quieres hacer una prueba de una semana con la Real?».

sus padres, de vacaciones

«No se lo creían»

Así se forjó la llegada de la nueva sensación txuri-urdin a Zubieta, con un papelito que causó un profundo revuelo en la familia Griezmann. «Cuando llegué a casa de aquel torneo mis padres estaban de vacaciones, en Túnez. Nada más leer la nota de Éric les llamé por teléfono para contárselo, pero no se lo creían. Tuve que esperar a que regresaran para hacerles ver que la Real me quería de verdad. Entonces, mi padre llamó a Olhats, quedaron para que hiciera la prueba, y aquí estoy».

Aquél fue el inicio de un tortuoso camino para Griezmann, que sufrió durante sus primeras temporadas como txuri-urdin. «Vine a Baiona, a vivir a casa de Éric Olhats, donde todavía resido. Se está bien, pero lógicamente al principio se me hacía muy duro estar lejos de mis padres, de mi familia, de mis amigos?». En Zubieta tampoco es que las cosas le fueran rodadas. Seguía siendo muy pequeño comparado con sus compañeros, y durante sus dos temporadas en edad cadete era habitual verle en el banquillo esperando una oportunidad.

Sin embargo, por fin llegó el tan ansiado estirón de los adolescentes, un estirón que, además, todavía no ha finalizado. Y es que los médicos de la Real estiman que Griezmann aún debe crecer unos centímetros, razón por la cual están siendo muy cautelosos y conservadores a la hora de programar sus trabajos de musculación. Ya en su etapa como juvenil, el francés comenzó a ganar protagonismo en las categorías inferiores, hasta convertirse en pieza clave del equipo de División de Honor que se adjudicó el Torneo Internacional de la pasada Semana Santa (fue el máximo goleador del campeonato). Sin pasar por el Sanse, y todavía en edad juvenil, este verano ha dado el salto al primer equipo. «Para mí, todo esto es un sueño. En verano, cuando empecé la pretemporada con el filial, no podía imaginármelo».

macon ya es txuri-urdin

Lloros ante el ordenador

Gracias a este chaval, la Real ya tiene un grupo de aficionados en Macon, una localidad de 35.000 habitantes de la región francesa de Borgoña, entre Lyon y París. «Mis amigos siguieron por Internet el partido contra el Huesca, y se echaron a llorar cuando marqué. Mi madre también se emocionó, y me mandó un mensaje nada más terminar el partido para felicitarme», asegura el galo, que curiosamente no tenía familiares ni cuadrilla en Anoeta a los que dedicar su gol. «Tengo un grupo de amigos en Baiona, pero los importantes están en Macon». ¿Y la novia?, ¿de dónde es? Griezmann sonríe tímidamente y contesta. «De Macon. Vendrá a Donostia cuando tenga un apartamento aquí, el año que viene». Mientras, la esperanza txuri-urdin aguarda en Baiona ocupado con los entrenamientos y realizando por correspondencia, a través de Internet, un módulo de comercial. «No hice el equivalente a la Selectividad. Nunca se me han dado bien los estudios», reconoce. Que no se preocupe, porque todo apunta a que el fútbol le va a dar de comer.

Por admiweb

16 comentarios en «Griezmann:»Tenía doce años, y los equipos no me querían porque era muy pequeño»»
  1. Griiezmannn!!!ell amoo!!!:)
    noo te vayass de laa real!!
    kiieroo unaa kamiisetaaa tuuyaa!!!XD
    tqqq wpoo!!

  2. griezmann 🙂
    te quierooo kuand e leido lode tu novia …pos …jaja
    mee enamoraauuu dee tiii guapisiimoo aunq tu pensaras que soy una simple fan 🙁
    te quierooo un montonn guapisimoo
    aurten baii gora errealaa !!

  3. te amoo aber si te veeo algun diia una amiga mia te conocee y nos baa a presentar!!!
    soyy muy pekeña para tii pero nunca perdere la esperanzaa 🙂
    TeeAmooh .L.

  4. Griezmann!!!!Te amo!Estuve en el partido y tambien estuve pidiendote la bufanda debajo del autobús cuando fuisteis la real y tu a la plaza guipuzcoa a celebrar el ascenso de la real!!Pero lo único que hacías cada vez que nos veias a mi y a mi prima era mandarnos un par de besos (nosotras encantadas, pero nos habría gustado tener tu bufanda de la real!)Que sepas que eres mi ídolo!

  5. Griezmann:)Sq eres special..tuu nos haces sentiir otraa cosaA:):)puuf….skee eress diiferente al restoo de los jugadores de la Real y de otros ekipoos:):)
    Nunca olviidare el 21 de septiembre…el diia en ke te bii…y me diiste dos bessoss:):)
    TeeQuiiieroooDemasiiadoo:)

  6. Griezmann TQM soy tu fan nº1
    eres todo lo contrario a mi con 12 años q tengo mido 1m 67cm y se me dan bien los estudios
    pero me da igualporq eres el mejor!!!
    bss

Deja una respuesta