La actual situación de la tabla clasificatoria de Segunda tiene un reflejo histórico prácticamente idéntido. Una temporada en la que había tres equipos en un solo punto jugándose el ascenso a Primera, exactamente igual que ahora. En la temporada 2003-2004, tras la disputa de la jornada 39, el Alavés era segundo con 68 puntos. Con los mismos puntos le seguían Getafe y Numancia. En este momento, en la temporada 2007-2008 y también con tres partidos por jugarse, el Málaga es segundo con 67 puntos, y por detrás están Sporting de Gijón y Real Sociedad con 66.

Aquella temporada, el entonces segundo clasificado, el Deportivo Alavés, fue el equipo que no consiguió subir a Primera. El conjunto vitoriano ganó dos de los tres partidos que quedaban, sumó seis puntos gracias a sus victorias frente al Ciudad de Murcia y el Eibar. Pero no fue suficiente por su derrota frente al Numancia en la jornada 40. Los sorianos sí sacaron los nueve puntos que quedaban, ganando además al Recreativo y al Algeciras. El Getafe también venció en sus tres encuentros, a Ciudad de Murcia, Eibar y Tenerife. Y subió a Primera, a pesar de que tenía el golaverage perdido frente al Alavés y ganado frente al Numancia.

La situación es virtualmente calcada a la que tiene la Real en el horizonte. Tres partidos, un rival empatado, otro a un punto, el average ganado con uno y perdido con el otro. El camino a seguir es el de aquel Numancia. Eso sí, cambian un par de matices que pueden ser trascendentales en el devenir de esta lucha por el ascenso. Por un lado, ya no hay enfrentamiento directos entre los aspirantes a subir a Primera División. Y, por otro, en aquella temporada Alavés y Getafe disputaron dos partidos como visitante, en el caso de los vitorianos uno de ellos, además, frente al Numancia. En esta ocasión, Málaga, Sporting y Real Sociedad coinciden: jugarán la próxima y la última jornadas en casa y jugarán fuera en la penúltima.

Este precedente histórico avala la necesidad de pensar en tres victorias de aquí al 15 de junio para garantizar el ascenso, aunque cabe la posibilidad matemática de que no haga falta llegar a tanto. A falta de tres jornadas para el final, sólo dos equipos que estaban fuera del ascenso han conseguido una de online casino las tres ansiadas primeras posiciones al final. Uno fue este Numancia de la temporada 2003-2004. El otro fue, curiosamente, también el Numancia pero de la temporada 1998-1999, que, otra causalidad, también tuvo que sumar los nueve puntos en disputa para subir. En aquella temporada, era el Sevilla el que estaba en posición de ascenso, con un punto por encima de los sorianos, y sólo pudo sumar seis más, con lo que acabó dos por debajo.

Hay dos equipos que se quedaron sin el premio del ascenso, a pesar de lograr los nueve últimos puntos en juego. El caso más similar a la temporada actual es el Atlético de Madrid de la temporada 2000-2001, aunque partía con tres puntos de desventaja con respecto al Tenerife, y no uno como ahora tiene la Real. Los colchoneros se quedaron sin subir por el golaverage. En la temporada 1997-1998, el Villarreal también ganó los tres últimos partidos, pero su persecución era bastante más imposible, ya que partía con ocho puntos de desventaja con respecto a Extremadura y Las Palmas. Los canarios, en todo caso, sólo sumaron un punto más hasta el final de la temporada.

Descalabros de equipos en la lucha por el ascenso ha habido muchos desde que la Segunda División tiene 22 equipos. El más notable, el que protagonizó el Toledo en esa misma temporada 98-99. A tres jornadas del final era cuarto con los mismos puntos que el tercero, el Sevilla, 65, pero sufrió tres derrotas consecutivas y no consiguió sumar ni uno solo más. El Lorca de la temporada 2005-2006 habría subido de sumar los nueve puntos que quedaban, pero sólo logró dos empates en esas tres jornadas y al Levante, que partía con dos puntos de ventaja, le fue más que suficiente con ganar uno y empatar los otros dos. En la campaña 2000-2001, el Xerez partía con los mismos puntos que el Recreativo, tercero a falta de nueve puntos por jugarse. Pero los onubenses sumaron seis puntos por sólo tres de los jerezanos.

La temporada más loca en lo que al ascenso se refiere fue la 1999-2000. A falta de tres jornadas para el final, no había subido todavía ningún equipo. Las Palmas lo tenía casi hecho y era el líder con 65 puntos. El Villarreal estaba tres puntos por detrás y tenía un colchón de dos puntos más sobre tercero y cuarto, Osasuna y Extremadura. Pero éstos sólo tenían tres puntos de ventaja sobre el noveno clasificado, el Lleida, con lo que la lucha por el ascenso abarcaba a media Liga. El Sporting, que partía a sólo dos puntos del ascenso, fue uno de los damnificados aquel año, ya que sólo pudo sumar dos empates en esas tres últimas jornadas. El Extremadura se hundió aún más, y tampoco subió ya que sólo sumó un punto.

Más información y artículos en Corazón Txuri Urdin

Por Juan Rodríguez Millán

Periodista de corazón y de vocación, cinéfilo desde siempre, apasionado del deporte (y sobre todo de la la Real Sociedad), de la cultura, de la sociedad, de la vida.

Deja una respuesta