La Real vence en Eindhoven 1-2 al PSV en el partido inaugural de la fase de grupos de la Europa League gracias a dos goles de Januzaj e Isak, que han remontado el tanto inicial de Götze. En un Philips Stadion con una asistencia bastante superior a la hoy permitida en Euskadi (y sin apenas mascarillas) y ante 600 realistas que se han podido organizar en apenas dos semanas desde el sorteo de la fase de grupos, ha sido el PSV quien, sobre todo desde su banda derecha, ha trazado sus primeras acometidas ante una Real que a última hora ha perdido a David Silva, lesionado en el entrenamiento.

Con Zubimendi de ‘4’, a Silva le ha relevado en el once Guevara, lo que ha provocado que en algunos momentos también sea Merino quien adelante la posición inicialmente prevista. Sin apenas balón, en una de las embestidas del PSV, Remiro ha despejado a córner un balón lejano que lanzaba Zahavi.

El segundo clasificado de la última Eredivisie, que cayó en la última previa de la Champions contra el Benfica, ha demostrado que tenía bien estudiado al equipo de Imanol, y apretaba arriba con mucha cabeza, lo que dificultaba a la Real cruzar la línea del centro del campo.

Eran minutos en los que, sin sufrir, la Real estaba a merced del PSV y un grosero error de Obispo en un pase atrás, en campo realista aún, ha servido a Isak para llevarse el esférico hasta la portería contraria, donde su escaso disparo a portería ha acabado en un córner sin consecuencias. Era la primera visita realista a la meta de Drommel.

Con un PSV cada vez menos insistente con el paso de los minutos, la retaguardia holandesa ha empezado a mostrar grietas, y la Real, con Isak, Oyarzabal y Januzaj, ha empezado a trazar pases largos a la espalda de la zaga. Si el equipo guipuzcoano supera la primera presión local, hay peligro serio a la vista de los desajustes del PSV.

En unos minutos de toma y daca, ha sido Madueke quien desde la banda derecha, donde Aihen le estaba secando bien, se ha ido hacia el centro y ha disparado con la zurda un balón al palo largo que se ha ido por fuera. Al minuto siguiente, la Real ha demostrado que no necesitaba mucho para hacer callar al conjunto local: pase de Zaldua a Januzaj, carrera larga del belga y zapatazo lejano al larguero en el minuto 25.

Europa es Europa, y en esos minutos en los que la Real empezaba a estar bien, una rápida carrera en banda izquierda ha acabado en un centro largo de banda a banda a los pies de Madueke, que se ha metido en el área y recortando hacia fuera, centro-chut que despeja Remiro y el rechace lo marca Mario Götze, ex Borussia Dortmund, en el área pequeña.

La Real no ha acusado el golpe: una conducción de Januzaj por el centro ha servido a Zaldua, solo por la banda derecha, cuyo centro al área ha vuelto al mismo belga, que ha definido con esa gran clase que tanto y más quiere ver Anoeta. Y en el siguiente minuto, otro gran pase a la espalda de la defensa para un desmarque de ruptura de Oyarzabal, cuya carrera, aunque muy tarde, ha sido anulada por fuera de juego. El eibartarra no ha acertado ante Drommel, pero en el rechace, hubo tiempo para que Isak sufriera un penalti y hasta para que se lesionara. Todo iba a ser anulado por uno de los asistentes del escocés William Collum.

Y con el mismo molde, la Real madura que ha empezado la temporada ha desplegado su fútbol en Eindhoven: aguanta en la frontal del área Merino, levanta la cabeza y abre para Januzaj, que aguanta la carrera interna de Zaldua, cuyo centro lo ha empujado Isak. 1-2 y la Real no es la que temblaba hace un año a cada embestida del Rijeka o del AZ Alkmaar. En seis minutos, marcador remontado a falta de cinco minutos para el descanso.

Esa recta final, con protagonismo de Mandueke, que ha forzado una amarilla a su par, Aihen, el PSV ha vuelto a intentar acorralar a la Real, aunque sin mucho éxito. Al descanso, 1-2 y una muy buena imagen de los de Imanol, que pese a sufrir el dominio de un potente equipo local por momentos, no se han descompuesto.

Por admin

Deja una respuesta